“Hemos profesionalizado la Bolsa de Empleo Doméstico para garantizar a los empleadores la idoneidad de nuestros trabajadores”

Hablamos con Marlén Chaves, responsable de la Bolsa de Empleo Doméstico, sobre el sector y su profesionalización.

Cáritas Diocesana Tui-Vigo | Ago. 18, 2017

Marlén Chaves y María Martínez, responsable de la Bolsa de Empleo Doméstico y responsable de formación del Programa de Empleo, respectivamente.

Hace un año desde que Marlén Chaves, orientadora laboral de nuestro Programa de Empleo y  licenciada en Psicología y en Periodismo, asumió la resonsabilidad de la Bolsa de Empleo Doméstico. Hablamos con ella acerca de nuestra labor de mediación en este sector y acerca del estado

¿Cuáles son tus tareas en el Programa de Empleo?

Mi tarea dentro del Programa de Empleo consiste en:

  • Realizar orientación laboral con aquellas personas que quieran  trabajar como empleada de hogar, ya sea en limpieza doméstica o también en el cuidado de personas dependientes o niños. Para ello, se realiza una evaluación competencial de las personas de forma que nos permita trabajar y mejorar aquellos aspectos que necesiten a nivel individual para aumentar su empleabilidad.
  • Realización de formación y talleres de refuerzo para aquellas personas que necesiten profesionalizarse.
  • Realizar las pruebas de evaluación necesarias para poder formar parte de la Bolsa de Empleo Doméstico.
  • Mediar entre los empleadores y los participantes en la bolsa de empleo doméstico. Analizamos las ofertas de empleo que nos llegan de particulares y les enviamos los datos de aquellas candidatas que se ajusten más al perfil que buscan.

¿Qué es la Bolsa de Empleo Doméstico?

Es un servicio de mediación en donde ponemos en contacto a aquellas personas que necesitan una empleada de hogar con los participantes de la Bolsa de Empleo. Para ello analizamos la oferta de la persona empleadora en cuestión para poder enviar los datos de aquellos integrantes de la bolsa que se ajusten más a su perfil.  Son los empleadores los encargados de realizar las entrevistas personales y la selección final de la persona.

De esta forma le facilitamos a los empleadores el contacto de personas de confianza y un servicio de calidad, ya que las personas a las que les enviamos ya han pasado previamente por un proceso de evaluación por parte de las técnicas de Cáritas.

¿Qué requisitos debe cumplir una o un participante para ser incluida/o en la bolsa de empleo?

Tiene que cumplir 2 requisitos indispensables:

  • Pasar satisfactoriamente la prueba de evaluación práctica. En esta prueba se evalúan  las aptitudes y conocimientos técnicos del candidato a través de 3 pruebas: una de acondicionamiento de habitaciones y camas, otra de acondicionamiento, limpieza y desinfección de baños y una tercera prueba de planchado. Además se evalúa la actitud hacia el trabajo.
  • Una vez que supera la primera parte tiene que realizar una entrevista personal en donde se analizan otros factores y competencias que no se pudieron evaluar en la primera prueba.  Aquí es donde también se valorará la aportación de referencias contrastables de experiencias laborales anteriores. Esto es especialmente importante en personas que orientan su búsqueda de empleo al cuidado de personas dependientes y niños.

La Bolsa de Empleo se ha profesionalizado en los últimos años. ¿Cómo surgió esta necesidad?

Detectamos que había un importante número de participantes que, a pesar de tener referencias positivas contrastadas, no cumplían con las expectativas de los empleadores, y su permanencia en los trabajos era muy corta.

En consecuencia la calidad del servicio ofrecido desde la Bolsa empeoraba, por lo que creímos necesario  buscar una forma que nos ayudara a definir más el perfil de cada participante y a conocer de primera mano sus habilidades y competencias laborales.

Por otro lado, este protocolo de evaluación permite que las personas que acuden a nosotros sin referencias o experiencia profesional en el sector pero sí con aptitudes y cualidades accedan al servicio de intermediación. Estas pruebas de evaluación son garantes de que estas personas pueden desempeñar un trabajo de calidad y les posibilitan acceder a las ofertas de la Bolsa de Empleo Doméstico.

“Hemos profesionalizado la Bolsa de Empleo Doméstico para garantizar a los empleadores la idoneidad de nuestros trabajadores. Seguimos un protocolo que hace que conozcamos de primera mano las habilidades y competencias laborales de todas las personas que integran la Bolsa de Empleo”

¿Ha variado el perfil solicitado en el sector de empleo doméstico en los últimos años?

Con el aumento de la esperanza de vida hemos detectado un crecimiento de la demanda de trabajadores para el cuidado de personas de edad avanzada que viven solas y que necesitan que alguien les ayude con la limpieza del hogar y que les haga compañía.

Por otro lado, las dificultades que tienen hoy en día los padres para conciliar su vida laboral y familiar hacen que que el trabajador para el cuidado de niños y limpieza del hogar sea el segundo perfil más demandado.

¿Qué cambios habéis aplicado para adaptaros a las nuevas exigencias del sector?

Aparte de impartir los cursos de formación relacionados con este sector (Taller de Empleo Doméstico, Cuidados Básicos Infantiles  y Cuidados Básicos de Atención a Personas), estamos realizando pequeños talleres de refuerzo para todas aquellas personas que, a pesar de haber superado las pruebas de evaluación para el acceso a la Bolsa de Empleo Doméstico, quieran mejorar determinados aspectos en el desempeño de sus funciones.

Para la realización de estos talleres tenemos en cuenta todas aquellas indicaciones y características que nos dan los empleadores en cada oferta, para que los participantes de nuestra Bolsa de Empleo puedan adaptarse en la mayor medida posible a los perfiles más demandados.

¿Qué competencias debe reunir una persona que se esté interesada en trabajar en el sector del empleo doméstico?

El empleo doméstico es un sector muy delicado, ya que se entra en un ámbito muy privado del empleador. Es imprescindible que el trabajador sea flexible para poder adaptarse a los gustos y hábitos de las personas de la casa.

También es muy importante la organización, ya que tanto si se trabaja por horas como a jornada completa, el trabajador debe economizar su tiempo para ofrecer un servicio de calidad, rápido y eficaz.

En los trabajos que impliquen  el cuidado de personas mayores o de niños es además fundamental la empatía y el cariño para que el trato dado a las personas cuidadas sea agradable y cercano.

Suscríbete para estar al día de nuestras noticias